Si vamos a comenzar esta sección de vida de casada, hay que hacerlo desde el comiencito.

Este, como el asunto de la tristeza después de la boda fue algo que comencé a recibir de parte de novias que siguen a Velo de Vainilla.

Además de que es un asunto del que poco se habla, pero del que había una necesidad real de tocar.

Así que, vamos a encarar de la forma más natural este momento de finalmente salir de la casa de nuestros padres y mudarnos.

Así como hay una tristeza cuando pasa el día de la boda; también hay un miedito frente al momento de tener que dejar la casa de nuestros papás y comenzar con nuestro esposo el nuevo hogar.

Miedo que también se confunde con nostalgia de la vida que has tenido en casa de tus padres. De que, seguramente y gracias a Dios, nunca les faltó nada.

Siguiendo por la línea de la nostalgia, es natural que extrañemos nuestra casita con su olor de comida recién hecha. Con la logística casi empresarial de solución de conflictos, de recepción de invitados y organización de almuerzos. Y qué me dices de los momentos espontáneos conversando con tu mamá o con tu papá en la sala. O de uno que otro -¡o varios!- engreimientos que te has ganado gratis año tras año.

Si no nos da nostalgia todo esto, no seríamos personas.

Te estás yendo de un lugar donde has crecido y has estado protegida. Y estás dejando a las personas que te han cuidado desde tu primer día de existencia para comenzar tu nueva etapa de casada.

Con todo esto, es natural que te de nostalgia porque todos esos años han sido nada menos que una bendición.

No te ha faltado nada: ni amor, ni un plato de comida, ni una cama donde dormir, ni internet. Nada.

Te estás despidiendo de algo muy bueno y cuando nos damos cuenta de eso, nos entra esa ansiedad de "será que me voy a sentir así de segura/feliz ahora?" 

Te adelanto que por supuesto que sí 😉

Si te has sentido identificada o si te sentiste así cuando saliste de la casa de tus papás, lee este artículo hasta el final y luego en los comentarios comparte tu experiencia para que miles de novias la puedan leer.

A mis 3 añitos de casada, esto es lo que te recomiendo:

 

1. Ábrete contigo misma

¡Sé tu mejor abrazo!

No seas tan cruel contigo misma. ¿Acaso crees que tu mamá de la noche a la mañana pudo saber todo lo que sabe hasta el día de hoy?

Toda la fase del noviazgo es de preparación para el matrimonio. Y el matrimonio es aprender + aprender en pareja y juntos crecer en el amor y formar una familia.

Se trata de mejorar juntos, de querer aprender juntos, de adaptarse juntos. Créeme que si el matrimonio es tu vocación, esto es muy natural y hasta divertido.

Al comienzo si eres dramática como quien escribe, sí que te vas a frustrar cuando te equivoques en medir tiempos, en no saber administrar a la perfección las compras de la casa, en que te des cuenta que hervir papas toma su tiempo.

De verdad que sé tu mejor abrazo y no la juez de tus avances.

Vas a aprender de error en error, pero vas a aprender.

Mejor dicho, van a aprender.

 

2. Es más común de lo que crees

boda bohemia pachacamac

Boda: Mavi y Alonso / Foto: Tahuano 

¡De verdad que sí! No estás sola y no hay nada de malo contigo.

Cuando usaba Snapchat y compartía muchísimo de mi día (¡me encantaba!). Algunas lectoras me preguntaban si en verdad era así de feliz con mi vida de casada.

Luego algunas me confiaban que estaban en sus primeros días de vivir en su nueva casita y estában aterradas.

Yo también lo estuve, amigas también lo estuvieron. Conversando, haciéndole seguimiento a estas lectoras, el factor común que tuvimos todas fue que terminó siendo un pánico escénico inicial y que ya a los 3 meses y hasta en menos de 1 mes estában mega felices al punto que no se imaginaban su vida sin su espacio, sin compartir el hogar con su esposo.

 

3. Conversa con tus papás y con tu esposo

¿Quiénes mejor que las personas que nos han toda nuestra vida para pedirles consejo?

La relación que tenemos con nuestros padres cuando ya estás casada es mostra.

No sé, pero yo sí he sentido una diferencia para mejor desde que comenzamos la organización de la boda y ahora que estoy casada.

Es como si los entendieras más, sus consejos son más bienvenidos y su apoyo necesario.

Cuéntales, conversa con ellos que seguro van a saber decirte mejores cosas de lo que yo en este limitado post 😉

Y con tu esposo también. A veces él puede parecer más relax con la situación y tu querer igualarlo en esa serenidad.

Conversa con él, dile cómo te sientes que ahora los 2 están para el uno para el otro.

 

4. Si el matrimonio es tu vocación, te vas a sorprender lo fácil que es la adaptación

Lo puse en el primer y segundo punto.

Y lo repito en extenso en este porque el matrimonio es una vocación y no un paso social.

Lamentablemente creemos que es esto último, pero no, el matrimonio es vocacional es atender ese llamado (que personalmente estoy convencida que viene de Dios) de querer formar un hogar, una familia.

Es por eso que defiendo la importancia del noviazgo, de dedicarnos a prepararnos para el matrimonio y no solo centrarnos en la organización de la boda.

Es ahí cuando deberíamos comenzar a reflexionar sobre este paso para que no nos agarre de sorpresa.

Ojo, que aún si lo has hecho así, es probable que te acompañe el nerviosismo al salir de casa. Solo que ya tienes recapacitado este momento desde antes.

Mucha gente nos dice que somos del «3er. mundo» porque vivimos con nuestros padres hasta adultos.

A mí me parece lo contrario, que somos más humanos, conversamos más, compartimos más. Eso no puede ser síntoma de que estamos atrasados, sino que sabemos y valoramos lo que es la familia.

Espero que este post te sea útil cuando pases por el momento de salir de casa.

Dime en los comentarios si así fue. Y si ya pasaste por esto, compártenos parte de tu experiencia que ayuda a miles de novias que pasan por Velo de Vainilla cada mes.

Y te digo otra vez que no te cobres tanto. Que confíes en ti misma y que vayas feliz cumpliendo objetivo por objetivo en tu nueva casita.

Que hables todas las veces que creas necesarias con tu mamá y que llores todas las veces que te entre nostalgia porque estás recordando algo bueno y a base de ese ejemplo ustedes van a hacerlo mejor.

¡Besos!

María Pía

28 comentarios. Dejar nuevo

Katherine Ivonne
2 agosto, 2017 5:38 PM

Que bueno leer este post y que bueno que te animes a tocar este tema María Pía. En cada línea me he sentido identificada. Tengo 1 año y 8 meses de casada. Luego de la boda nos fuimos de Luna de miel por una semana y a nuestro retorno empezó todo este huracán de emociones. Estaba contenta de vivir con mi esposo en nuestro nuevo hogar pero a la vez me sentia muy triste por no ver inmediatamente a mis padres y hermanos. Tenía una sensación de angustia de que algo me faltaba y sumado a eso me preguntaba ¿Y ahora, todo va a estar bien? Iba diario a visitar a mis papás y me era lindo y acogedor pero a la vez extrañaba el espacio donde vivía con mi esposo. Y era como dividir el corazón entre 2 hogares. Entre 2 familias. Me provocaba ansiedad el hecho de no saber administrar mi casa de no ser tan rápida como mamá cuando programa sus quehaceres etc. Mi esposo me consolaba diciéndome que era normal que todo pasa y es normal extrañar tu vida de solamente «ser hija», «la hija» y nada más. Ahora me enfrentaba a ser la esposa y eso me aterraba no saber si estaba haciendo las cosas bien. Lloré 5 noches seguidas. Añoraba mi cuarto, dormir con mi hermana, contarnos cosas y reirnos a muerte hasta quedarnos dormidas. Pero como bien dices que el matrimonio es una vocación, pues está vocación que libremente acogimos mi esposo y yo, de una forma u otra reclama el estar con la persona que amas y para mi eso es como la cura es decir reafirmar que estas donde debes estar y con la persona correcta. Después de 15 dias nos mudamos a media hora de distancia de la casa de mis papás, ellos nos ayudaron con la mudanza y compartir esa experiencia fue enriquecedora la sensación de estar dividida y la ansiedad fueron desapareciendo. Entiendes que el amor no cambia solo crece, cambian los contextos. Y sin duda no hay mejores amigos que los papás cuando ya te casas. Entiendes todos sus consejos todos sus cuidados y su preocupación. Más aún cuando tienes niños. Tenemos una bebé de 9 meses y la aventura es hermosa y con Dios todo es mejor aún. Espero les ayude mi historia. Me gusta leerte.☺

Katherine Ivonne
2 agosto, 2017 6:06 PM

Que bueno que toques el tema. Me sentí identificada. Aveces no lo hablamos por vergüenza o por temor de sentir que sólo a ti te pasa esto porque cuando lo cuentas suelen decirte «pero si te has casado enamorada, ¿cómo es que te sientes triste?» Pues si me senti triste y nostálgica después de regresar de la luna de miel a mi nueva casa, mi nuevo hogar tuve la sensación emocional de que no era mi hogar de que no era mi lugar. Extrañaba la casa de mis papás, el despertar y escuchar sus rosas a mis hermanos, muchas cosas. Tenía miedo de no saber organizarme bien con las compras de no ser tan rápida como mi mamá para resolver problemas. Me daba nostalgia mi cuarto, dormir con mi hermana, contarnos cosas y reirnos. Lloré 5 noches seguidas a pesar que visitaba a mis papás a diario durante el dia y al llegar a casa por la noche lloraba. Quería volver pero ya estaba ahí mi esposo. Me calmaba diciéndome que todo iba a estar bien. Él ya había vivido sólo una temporada debido al trabajo de su papá. Experimentaba una sensación de estar dividida entre dos hogares, entre mi vida pasada y mi presenté, un bello presente. 15 días después nos mudamos a media hora de la casa de mis papás, ellos nos ayudaron con la mudanza y esa experiencia fue enriquecedora. La sensación de vacío y miedo, de ansiedad por lo desconocido fue desapareciendo porque como bien dices que el matrimonio es una vocación esa vocación reclama de una u otra forma estar con la persona que amas y para mi eso es la cura a la tristeza. Te encamina a mirar hacia adelante el nuevo mundo que inicias con tu esposo, a construir ambos un hogar. Entiendes que el amor no cambia solo crece lo que cambia son los contextos en que vas a recibirlo y darlo. Y reafirmo que no hay mejores amigos que los papás cuando ya te casas. Entiendes todos sus consejos, sus cuidados y preocupación. Incluso eres más libre para hablar con ellos de casi todo lo que vives porque ellos ya lo vivieron, no igualito pero como dice mi mamá: el que habla de ciencia es por experiencia. Tengo un año y 8 meses de casada, tenemos una bebé de 9 meses. La aventura es maravillosa, una montaña rusa y con Dios en el matrimonio y la familia todo es más fácil y más bello.

María Pía Moreno Vásquez
3 agosto, 2017 9:45 AM

Katherine,

Me ha emocionado tu comentario. Gracias por darte un tiempo en escribirlo. De verdad te lo digo y lo aprecio.

Tal cual lo dices, este asunto no se comenta por verguenza y muchas terminan pasándola mal solitas 🙁

Cuando tenemos la bendición de tener unos padres maravillosos, una casa que nunca le falto amor; cómo es difícil salir, no?!
Viéndolo así, es muy natural no sentirse parte del «nuevo hogar», pero lo has descrito tan bien: siendo el matrimonio una vocación, termina reclamando su espacio y se hace notar.

Me alegra que estés muy bien y con una bebé hermosa!

Estoy segura que tu comentario va a fortalecer a muchas novias y recién casadas.

Un abrazo!

María Pía

Tan identificada con tu post, empecé a leerlo con el nudo en la garganta jajaja tienes tanta razón en todo, en cada palabra, toda esa nostalgia me pasa, me caso en diciembre y pienso que será lindo vivir juntos pero llorare por querer estar en mi casa con mi familia, supongo que también es un poco de costumbre, que nervios????
Pero como dices luego esa nostalgia desaparecerá y te das cuenta de que es algo que pasa cuando se forma un hogar. gracias ❤️

María Pía Moreno Vásquez
3 agosto, 2017 9:36 AM

Pamela,

Qué tranquilidad me da leer tu comentario. Tenía un poco de nervios de publicar este post, pero creo que fue una buena decisión.
Tranquila, de verdad que es así. Te va dar penita porque todo lo que has vivido ha sido bueno y eso lo sentimos, lo valoramos.

Pero, luego te vas a sorprender de lo rápido que te adaptas a tu vida de casada, a su hogar, a su rutina. Te vas a sorprender de tí misma!

Tal vez los primeros días vas a pensar que exagero, pero luego por favor me cuentas cómo te fue 😉

Un abrazo y felicidades por la boda, ya está cerquita!!!!

María Pía

Q buen tema María Pía ….Me sentí identificada y también lo leí con el nudo en la garganta porque me paso. La despedida de la casa de mis papás si q hasta ahora lo recuerdo, ese abrazo, esa bendición, ese día si q me puse a llorar, sentí mucha nostalgia. Recordaba siempre cada momento familiar q pasamos, pero como leí en un comentario anterior el amor de nuestros padres no cambia sino q crece y mucho, el amor es mucho más fuerte❤. La adaptación es rápida si tienes el apoyo incondicional de tu esposo, en mi caso conversar con el me hacia bien. Ahora tenemos una bebé q justo hoy cumple 5 meses y los vínculos familiares son todavía aún más fuerte. Tener el apoyo y el amor incondicional de la familia es una bendición????

María Pía Moreno Vásquez
3 agosto, 2017 2:31 PM

Mery,

¡Comentario lindo!
Ahora cuando una lo recuerda, igual se vienen esos sentimientos de nostalgia, de temor; pero con el sabor de haberlos superados y tener ahora na pizca más de experiencia en la vida.

Me ha encantado que hayas resaltado el papel de la familia y conversar con el esposo. Al final parece que el remedio es tan simple como confiar en nuestros pobrios padres y nueva familia.

¡Felicitaciones por tu bebita y por sus 5 mesesitos!

Qué amor que sigas leyendo a Velo de Vainilla estando casada y ahora siendo mami. Lo máximo tenerte por aquí.

¡Un abrazo!

María Pía

Muy buen tema!!
Ya tengo 5 años de casada y recuerdo que estaba feliz hasta que llegaron a recogernos de la fiesta y ahí, al despedirme de mi mamá, papá y hermana lloré mucho y no porque me iba directo al aeropuerto de luna de miel sino que al regreso de esta ya no regresaría a mi casa, a mi cuarto a secretear con mi hermana y contarnos todo como siempre, a mi papi con mi juguito de todas las mañanas 🙁
Después de casi 3 meses de casada mi hermana se animó a contarme que al principio mi mamá abría la puerta de mi cuarto para hacerse a la idea que me había ido al trabajo y mi papá la cerraba para hacerse a la idea que estaba durmiendo 🙁 … Yo ni enterada y eso que hablamos a diario y vivimos a 15 cuadras de distancia.
Bueno después mi hermana se mudó a mi cuarto porque es más grande que el suyo jajaja…

María Pía Moreno Vásquez
8 agosto, 2017 3:50 PM

Heidy,

¡Qué lindos tus papás!
Es un tema del que nos ocultamos. Entiendo tu tristeza, tal como lo describí en el post. Me parece muy tierno sentirse así y al mismo tiempo natural.

Me imagino que al poco tiempo ya estabas acostumbrada a tu vida y hogar de casada.

¡Muchas gracias por compartirnos tu experiencia, Heidy! Esto ayuda a las novias que leen a Velo de Vainilla y que pueden estar pasando por lo mismo.

Un abrazo,

María Pía

Daniela Garcia
4 mayo, 2018 1:59 PM

Hoy empecé a buscar algo con qué sentirme identificada, porque justo ahora travieso esa nostalgia y esa angustia de dejar casa, padres y hermanas. Siento una gran pena porque me acabo de mudar a otro país y honestamente ando toda desconsolada… simplemente espero que ese sentimiento pase.
Creo que siempre se le tiene miedo a lo desconocido, pero en mi caso, no solamente es el miedo al inicio de un matrimonio, sino al comienzo de la vida en otro lugar, muy lejos de los míos…
Estuve a punto de decir nooo, no me voy, sin embargo siendo razonables, todo esto conlleva a un crecimiento en su totalidad. Tengo 29 y nunca he estado tan lejos de casa, así que todo se torna triplemente difícil, pero espero que el tiempo me haga sentir mejor. 🙂

María Pía Moreno Vásquez
4 mayo, 2018 3:25 PM

Daniela,

He sentido tus sentimientos en cada palabra. Ánimo! Que va por lo que dices: miedo a lo desconocido.

Mira, creo que muchas veces las cosas no salen como las planeamos y eso nos angustia. Pero, eso no quiere decir que vayan a salir mal y sí que van a salir MUCHO mejor de lo que pensamos. Te lo digo por experiencia y de mujer a mujer que también se mudó de país por su matrimonio.

Sígueme por Instagram para acompañarte! Mi usuario es: @velodevainilla

Que estés muy bien y gracias por tu comentario. Vas a causar mucha empatía y reconfortar a miles de novias que pasan por lo mismo ❤️

Hola Daniela! Me pasa exactamente lo mismo, llevo 6 meses de casada, 29 años, me mudé con mi esposo a otro país, al principio estaba muy feliz por la nueva aventura, pero ahora me siento muy triste, porque extraño muchísimo a mi familia, mi casa, amo a mi esposo, pero aún no me acostumbro y me sigue costando mucho adaptarme, es normal sentir que me gustaría regresar a vivir con mi familia???

Yo cometi ese error no de otro pais, vivia a 15 minutos de distancia de mi familia, agarre una pelea de pretexto al mes y volví… Llevo una semana y estoy por regresar con mi pareja, fui a terapia y entendi que no puedo vivir siempre bajo el cobijo de mi mamá y que es lo mas sano

María Pía Moreno Vásquez
24 mayo, 2019 5:14 PM

Brenda,

Así es, a veces esa solución no es la mejor. Fuerza!

Hola, me ayuda muchísimo este artículo, me pasa que sufro de mucha nostalgia al saber que dejaré a mi madre sola, soy de padres divorciados y la menor de tres hermanos, creo que dado a estos motivos me siento tan insegura, pero a la vez quiero formar mi familia con mi novio, pero constantemente llega a mi ese pensamiento de ¿estara bien mi madre? ¿Le faltará algo? ¿Se sentirá sola? Se que ella no me lo dirá a pesar de que se lo pregunte. Espero sentir más seguridad de mis acciones y continuar la buena comunicación con mi mamá.

María Pía Moreno Vásquez
25 septiembre, 2018 3:17 PM

Valentina,

Me alegra que te haya ayudado y reconfortado este post, es de mis más queridos.
Te súper entiendo y como digo en el artículo, te puedo asegurar que la adaptación a vivir en el nuevo hogar de recién casados es alucinantemente natural. Te lo dice una mujer que AMA y es apegada como nadie a sus padres y que además de casarse, vive fuera de su país.

¡Fuerza! Poco a poco van a ir acostumbrándose a la nueva rutina. Lo que me ayudó cuando pesaba por momentos de miedo, era ver que mis padres habían hecho lo mismo en pro de su familia, Igual mis abuelos y así sucesivamente. Es decir, es una evolución natural y como tal, la adaptación se encaja de a pocos y de una forma muy bonita.

Por mi parte, me encanta cómo evolucionó mi relación con mis padres desde que me casé y mudé de país. ¡Ánimo, que el miedo no te paralice!

Un abrazo, gracias por confiarnos cómo te sientes 🙂

María Pía

Buenas! Yo estoy a punto de mudarme con mi novio en un par de semanas. Era lo que más deseaba, pero ahora que estoy a punto de salir de la casa de mis padre no puedo parar de llorar. No tengo miedo al manejo de la casa, es que me duele muchisimo separarme de mis padres. No se que hacer para encontrarme mejor, porque tampoco entiendo estos sentimientos tan encontrados. Tengo 29años, no soy una niña pero no consigo controlar esto… Algún consejo que me ayude ñor favor?Muchas gracias

María Pía Moreno Vásquez
21 enero, 2019 11:35 AM

Hola Eva!

Como te cuento en el post, estás pasando por un momento natural porque todo lo que has vivido con hasta tus 29 años con tus papás, ha sido una bendición.
Es una etapa PRECIOSA la que estás cerrando ahora. Y también crucial. En algunos casos en un poco más intensa que en otros porque cada uno es diferente.

Vive esa fase de transición, crece con ella y poco a poco ve viendo la belleza de la vida de casada. Te vas a sorprender de lo rápido que te vas a adaptar.

Es un proceso natural, todo va estar bien!

Sandra Jimenez
25 febrero, 2019 6:23 PM

Hola! Me ha ayudado enormemente leerte y leer a las demás, me encontraba buscando a alguien que ya hubiera pasado por esto. Me caso en 1 mes y mis sentimientos no pueden estar mas revueltos, tengo una felicidad extrema de comenzar esta nueva etapa y formar ahora yo mi propia familia, pero al mismo tiempo tengo una sensación de tristeza enorme, veo mi casa y casi que quiero abrazar hasta los platos y la plancha, al mismo tiempo me digo que no tengo que tener miedo que igual que yo mi mama lo pasó y que nuestra relación va a ser mucho mejor y que todo va a estar bien.
Es algo muy extraño y tengo pánico de vivir en mi nueva casa y no sentirme al 100.
En fin, es un consuelo saber que definitivamente no eres la única ni la primera y que todo pasa con el tiempo,
Saludos!!!

María Pía Moreno Vásquez
8 marzo, 2019 11:10 AM

Querida Sandra,

¡Qué gusto saber que este post te ha reconfortado!
Cuando lo escribí pensaba como tú: no puedo ser la única que se sienta triste o nerviosa por mudarse. Pero, tal como vez, es algo normal y natural.

Como digo en el post: es reflejo que has tenido una vida repleta de cariño y que no te falto nada. Por eso cuesta y por eso una se siente «seré capaz de construir algo igual?»

Créeme que sí! Vas a ver lo rápido que te vas a adaptar y lo bonito que evoluciona la relación con tus padres cuando estás casada.

Te mando un abrazo, luego me va encantar saber cómo te fue!

Brenda Bernal
14 marzo, 2019 3:52 AM

Pase por esto hace poco mas de un mes, me levantaba y decia no es mi cama, no esta mi mamá tomando cafe y yo viendola desde mi cuarto, no esta en la noche je mi hermana para salir a fumar un cigarro juntas, por que hago quehacer en esta casa cuando mi mami esta alla sola haciendolo y sin ayuda. Mi mama en la noche platicandone de sj trabajo, extrañaba hasta lavsr el baño con mi mamá alado, sentia culpa y en la primer discusión tonta, me fui dejando una nota. Pense que habia actuado bien y mi mamá que no estabs de acuerdo en que me fuera, me apoyo, fui a terapia y vi que no, que no quiero ser la nini con un hibo toda la vida h que quiero ser feliz con la persona que ame desde los 14 años, en tres dias me regresaré y no paro de llorar, ma da miedo esa soledad que senti esas tres semanas que dure en otra casa y la culpa de sentor que le falle a mi mamá por que ella no queria que me fuera de casa. Como afronto esa soledad diaria cuando mi esposo se vaya a trabajar, se que no es sano ni para mi hijo, pero es hora de irme del cobijo de mi mamá aunque me duela, no voy a dejar la terapia, pero me da miedo volcer a correr y terminar mi relación por no cortar ese cordon humbilical con mi mamá y mi hermana

María Pía Moreno Vásquez
24 mayo, 2019 5:13 PM

Brenda,

¡Fuerza!
Y perseverancia para que puedas superar bien esta fase. Te deseo lo mejor y agradezco por haber compartido tu testimonio.

Un abrazo!

Hola a todas! Que lindo leer estas experiencias. En mi caso me casé en octubre del 2018 y nunca tuve miedo comenzar con la vida de casada. Sin embargo, cuando regresé de la luna de miel empecé a sentirme nostálgica y no sabía por qué. Después de algunos meses de haber estado con mucha ansiedad comencé terapia y entendí que era por esta etapa de separación. Hoy me estoy dando lugar para llorar y no sentir verguenza por ello (este tema se oculta mucho y no se habla), mi marido me está acompañando mucho y me está apoyando. Solo espero ser capaz de llevar adelante esta vocación y formar la familia que siempre soñé. Saludos y gracias por este espacio, el cual está siendo de MUCHA AYUDA!!! Antonela, 27 años!

María Pía Moreno Vásquez
24 mayo, 2019 5:09 PM

Antonela,

Sé fuerte, es una fase que vas a superar a tu tiempo.
Te mando un abrazo y te agradezco por compartir tu experiencia. Vas a ayudar a muchísimas novias!

Hola a todas!! La verdad que creia que esto solo me pasaba a mi, yo hace ya 10 años que me fui a otra ciudad a estudiar y volvia a casa de mis padres todos los fines de semana para estar con ellos y por supuesto dormir en mi cama,con el tiempo conocí a mi novio y ya las visitas a casa de mis padres pasaron de ser de 4 veces al mes a 2.
Ahora mi pareja y yo nos queremos casar, pero mi pareja no comparte k me vaya a dormir sola a casa de mis padres 2 veces al mes, el se molesta mucho y dice que cuando nos casemos ya no dormiré solo alli, el hecho de pensar que no voy a poder dormir y estar alli con mis padres esas veces al mes me duele mucho y no paro de llorar, me pregunto constantemente si debo casarme o no, no se si podré ser feliz asi, ya que me encanta ir a casa de mis padres y dormir alli, tengo mucho apego emocional y no se si deberia ir a terapia, muchas gracias por todo.
Mari, 31 años.

María Pía Moreno Vásquez
22 julio, 2019 4:03 PM

Hola Mari,

Como ves, dejar la casa de los padres es algo que nos afecta a muchas y en diferentes grados. Aprecio tu confianza en compartir tu testimonio y abrirte en lo que te está tocando vivir.

Mira, lo que creo que pasa en tu caso es que te has acostumbrado tanto a un comportamiento, lo has dado tanto por hecho; que no te ves si hacerlo.

Súper entiendo lo que es vivir fuera de tu ciudad: vivo fuera de mi país hace 7 años.

Lo que te aconsejaría que hagas es pensar cómo sería en el caso de que tu novio sea el que va a la casa de sus padres 2 veces x semana. ¿Cómo te sentirías? ¿Te gustaría quedarte 2 fines de semana sola?

Mira, que no te suene drástica sino que creo que es lo que es: el matrimonio es entrega completa, no parcial. Tu familia será tu esposo y es a él a quien te debes dedicar.

No te digo que te olvides ahora de tus papás, nada de eso. SIEMPRE tienes que honrarlos y atenderlos, pero ahora desde la posición de esposa.

Te aconsejo que lo converses con tu novio, dile cómo te sientes y también convérsalo con tus papás. ¿Qué hubieran hecho ellos?

Ánimo, que esta fase puede ser dura porque te estás despidiendo de algo muy bueno, pero eso no quiere decir que lo que está por venir no lo sea. Suele ser mil veces mejor ❤️

Hola me llamo viviana tengo 24 años me caso en el mes de diciembre,soy hija unica, siento q mi apego emocional a mis papas es muchisimo ps comparto una relacion estrecha con ellos nos gusta pasar mucho tiempo juntos,me siento culpable por dejar mi casa,mis comodidades y no saber si sere capaz con la responsabilidad de un hogar ,con mi novio llevamos mucho tiempo de relacion y ya consideramos q es el tiempo justo para tomar este paso…..nos vamos a ir a vivir mas o menos a media hora de mis papas, pero en su familia hace poco falleció su padre y la mama de el quiere que construllamos nuestra casa cerca de la de ella….y no creo que sea la mejor opcion ps muchas expreriencias a mi alrededor ni los tuyos,ni los mios ni los nuestros

María Pía Moreno Vásquez
12 agosto, 2019 4:37 PM

Hola Viviana,

Como te digo en el artículo, vas a ver cómo es rápida la adaptación. Sí, puede llegar a ser una fase dolorosa porque te estás despidiendo de una etapa en la que no te faltó nada. Piensa más como agradecimiento que como sufrimiento 🙂

Siento mucho la pérdida del papá de tu novio. Que brille para él la Luz Perpetua.

Las decisiones de este porte deben ser tomadas con mucha razón, perspectiva y cariño. Me parece que ahora, por el dolor de la pérdida de la mamá, está dándoles esta opción.

Te recomiendo que converses con tu esposo y realmente hagan lo que sea bueno para su familia. Esto no quiere decir que dejen de lado a sus padreas. Debemos honrarlos siempre.

Tal vez le pueden proponer ir a visitarla con frecuencia, ustedes estar pendientes de cómo está.

Escucha tu intuición, conversa con caridad con tu esposo y tomen una decisión estando tranquilos y considerando a su familia.

Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *