los novios en sesión de fotos

Majo compró su vestido de novia en Pronovias Barcelona.

Vestido de novia comprado o mandado a hacer. ¿Qué dices?

Y le agregaría «o alquilarlo». Pero, dejémoslo entre mandarlo a hacer o comprarlo, que ese suele ser el cara-a-cara de vestidos de novia.

Ya si quieres leer más sobre alquilar vestidos de novia (asunto que he tocado desde el 2014). Entra a este post.

La pregunta que me hizo una lectora linda fue:

«Querida Pía:

¿Me recomiendas comprar un vestido de novia hecho o mandarlo a confeccionar?. Es mi dilema.

Además, ¿Con cuánto tiempo de anticipación recomiendas buscar o mandarlo a hacer?.

Te agradecería mucho tu ayuda. Besos para tu familia y un apapacho a Bento».

 

Bento es mi perro y jale de mis Historias de Instagram 😉

La pregunta es simple de hacer, pero un poco más compleja de responder. Quien te la responda así de fácil, puede que esté siendo superficial en su valoración.

La decisión de comprar o mandar a confeccionar un vestido de novia debe ser tomada a base del análisis de algunos factores que suelen ser circunstanciales y objetivos para cada novia.

Si estás en este dilema, mi recomendación es que evalúes los factores que te presento a continuación y que te cuestiones antes de decidir:

 

1. Fecha del matrimonio

la novia en sesión de fotos

Carol mandó a confeccionar su vestido de novia en Trujillo con Martha Rocal Atelier

La fecha del matrimonio es lo que, en la mayoría de los casos, primero se decide en una boda.

Si, por ejemplo, te vas a casar de aquí a 6 meses, mandar a confeccionar un vestido de novia a medida puede ser arriesgado.

No que no lo puedas hacer, sino que mandar a hacer un vestido de novia y el tiempo de tenerlo listo depende del detalle en la confección, capacidad de elaboración del taller, cantidad de clientes que tienen para atender, tipos de tela, etc.

Por eso, antes de decidir, toma en cuenta la fecha de tu matrimonio y ve si realmente es viable confeccionar tu vestido de novia.

 

2. ¿Alguna vez te has mandado hacer un vestido?

sesión de fotos de la novia

Mavi compró su vestido de novia en Grace Loves Lace

Mi madre es costurera (de alta costura, qué te crees).

Desde niña he estado acostumbrada a que ella misma me confeccione ropa, vestidos, faldas, pantalones, blusas.

He estado familiarizada desde siempre con el proceso de hacerte un conjunto.

Sé que de un día para otro no se logra. Son pruebas, a veces más de las que creías, tienes que dedicarle tiempo y tienes que estar dispuesta a disfrutarlo.

Que nunca te hayas mandado a hacer un vestido o ropa, no te impide que quieras hacerlo para el día de tu boda. Para nada.

Lo que te quiero decir es que preguntes muy bien al diseñador(a) cómo funcionan los tiempos, cuántas pruebas serán, qué horarios. Básicamente que preguntes todo y que estés tranquila y de acuerdo con lo que han acordado.

Como un vestido de novia es diametralmente diferente a cualquier otro y si has decidido mandar a hacer el tuyo, te recomiendo que -a medida de entrenamiento- te familiarices con las telas que se suelen usar en los vestidos. Las toques, las veas con tus propios ojos y no te quedes solo viéndolas en tu celular y computadora.

Esto te va a hacer sentir más en control y vas a ver la realidad, la belleza de cada tela y lo diferente que se ven en pantalla vs vida real.

Te digo todo esto porque hay novias que en medio del proceso de hacerse su vestido, lo que debería ser delicioso se fue convirtiendo en estrés + estrés. Por eso, pregunta, mira y recién luego decide.

 

3. Tu Presupuesto

baile de los novios

Paola mandó a confeccionar su vestido de novia con Angie Schlegel

Hablar de presupuesto y dinero en bodas es en realidad un asunto subjetivo.

Vamos a gastar más en lo que valoramos más. Esa valoración es subjetiva y sujeta a lo que sabemos y hemos querido aprender.

Puede que seas una novia amante de la alta costura -como yo- y que valores con todo tu ser poder hacer tu vestido de novia con una tela traída exclusivamente desde París.

Para otra novia, esto le puede ser absurdo y ella no pagaría por eso.

A veces, dependiendo de la tela y la persona que diseñe el vestido de novia, este puede ser un proceso más costoso. De igual forma al comprar un vestido de una marca que te encante y que aprecies su trabajo.

Te tienes que cuestionar esto y ver lo que realmente vale para ti y solo luego poner tu dinero en ello.

 

4. Afinidad con la marca y diseñador(a)

boda-TeresayJosePablo (35)

Teresa mandó a confeccionar su vestido con Brenda Durand Atelier

Creo que este es uno de mis puntos más importantes.

Escoger tu vestido de novia o mandarlo a hacer, o alquilarlo, tiene que ser una experiencia deliciosa.

Lo ideal es que te identifiques no solo con el estilo del vestido, sino con toda la experiencia hasta llegar a él: cómo fuiste tratada cuando los contactaste, qué tal te atendieron en el local, si el local es cuidado y te sientes a gusto.

Cuando mires atrás y te acuerdes de tu boda, también te vas a acordar del proceso de la organización.

Es riquísimo regresar en la memoria y sentirte satisfecha que contrataste a una excelente diseñadora o que la marca que tanto te gustaba solo por redes sociales superó todas tus expectativas.

Disculpa si entraste a este post buscando una concreta sobre qué te conviene más, comprar o mandar a hacer tu vestido de novia.

Lo que he querido es darte las herramientas para que tu, que conoce más que nadie lo que será su boda y te conoces a ti misma, escojas el camino que haga match con lo que estás queriendo.

Antes de tomar esta y cualquier decisión importante para tu boda, analiza y ve si va contigo. Toma decisiones con sustento y no apurada.

Date un tiempo para conocer, para inspirarte. En este video lo tienes muy bien explicado.

En mi experiencia, he visto a novias que tenían muy clara la idea del vestido de novia que quería, fueron a tiendas, no lo encontraron así que se lo mandaron a hacer. ¡Excelente!

En contrapartida, están las novias que tienen idea de un estilo, así que fueron a tiendas de vestidos de novias, conversaron con la asesora y ella, de acuerdo a las preferencias y experiencia profesional, les terminó y trayendo el vestido ideal.

También las que siempre creyeron que se mandarían hacer su vestido de novia, sin embargo la circunstancias de la boda hizo que vayan a una tienda y terminen amando toda la experiencia y su vestido, por supuesto.

Como ves, no es un camino A o B. Tienes que darle tiempo, tienes que buscar inspiración, observar, escuchar tu intuición y madurar la idea.

Luego, con la cabeza más clara, confiar en los profesionales y así amar tu decisión y todo el proceso de hacer un vestido de novia o escoger el modelo ya listo y brindar por ello.

Tienes la suerte que hoy más que nunca, es muy fácil ver de antemano en Internet a las empresas, marcas y profesionales que trabajan con bodas.

Échale un vistazo a sus páginas webs. Para ahorrarte trabajo, en mi Guía de Proveedores tienes a Best Bridal, marca de años trayendo colecciones extranjeras de vestidos lindos de bodas a Lima.

En este post tienes el trabajo de Rosa Clará Perú y aquí el de Brenda Durand que además de hacer vestidos de novia, también hace bellezas de vestidos de invitadas a bodas.

Ahora te toca a ti

Dime en los comentarios si es que comprarás tu vestido de novia o será hecho a medida y por qué lo escogiste así.

Si ya te casaste, cuéntanos qué escogiste y el por qué.

Yo mandé a hacer mis 2 vestidos de novia: el civil y el del matirmonio católico. En estos posts te cuento mucho mejor de cada uno:

¡Te espero en los comentarios!

Que estés teniendo un excelente día.

María Pía.

20 comentarios. Dejar nuevo

Pía!! Super tu post y de todas mañana te saludo por tu cumple 🙂 (A mí también me encanta que me saluden)
Les cuento un poco mi experiencia, yo tenía en mente un vestido super justo con la espalda abierta….lleno de detalles, ese era «mi ideal»…todavía no sabía si mandarlo a hacer o comprarlo listo.
Cuando mi mami vino a São Paulo, nos dimos una vuelta por las tiendas, me probé varios vestidos que pensaba eran el «ideal», pero pasaba que no me sentía novia, eran lindos, muy lindos! Pero no me veía entrando con ese tipo de vestido en mi día B.
Recuerdo que entre varias opciones, entramos a una tienda super conocida aquí, el asesor me vio y me mostró otras opciones que estaban fuera de lo que había imaginado, fue grande mi sorpresa al probarme un vestido tipo de «princesa» que amé, amé y lloramos juntas (Mami y yo), no lo pensé mucho…ese mismo día reservé mi vestido.
Hace unos días fue mi primera prueba y me sentí en paz, tranquila con lo que había decidido. En mi caso, opté por comprarlo 🙂
Mi consejo para las novias, tener la mente abierta, si bien en nuestra cabecita tenemos al «ideal» algunas veces funciona el probar nuevas opciones. Otro punto más, ver el tiempo y presupuesto, la compra de mi vestido fue con 10 meses antes aprox, lo cual me ha permitido negociar los precios, formas de pago y no juntar el valor total al final. Finalmente, sentirse seguras y felices 🙂 eso es lo que importa!!!
Te mando un abrazote!!! 🙂

María Pía Moreno Vásquez
21 agosto, 2018 12:30 PM

Leslie,

¡Te recontra PASASTE contando tan bien tu experiencia comprando tu vestido de novia! Te lo agradezco en nombre de las miles de novias que leen el blog ❤️
Lo que cuentas es la realidad misma y muy entendible. A veces nos hacemos la idea o nos encanta una foto en particular que hemos visto y listo, decimos que ESE será el modelo. De ahí, tocando la tela, viendo el corte en vivo y en directo y hasta probándolo, tenemos mejores factores para decidir.

El trabajo de los asesores y diseñadores es valioso en entender a la novia. ¡Hicieron un súper trabajo contigo! Me alegro que hayas confiado en ellos.

Gracias por tu comentario y espero tus saludos cumpleañeros mañana, querida Leslie ?

Gracias porque no me dices que hacer sino me diste los medios para decidir cómodamente por los detalles que yo quiero. Aún no decido por uno pero tengo exactamente claro lo que deseo. Gracias Pía, te comento pronto la decisión y el resultado ?

María Pía Moreno Vásquez
21 agosto, 2018 12:32 PM

Querida Liz,

¡Qué alegría haberte podido ayudar! ¿Viste que no es tan simple así?
Tú más que nadie conoce y sabe lo que Liz quiere. Date un tiempo para conocer lo que hay, para observar (tines tantos posts en Matrimonios llenos de amor), visitar tiendas y tocar vestidos.

Me va encantar saber tu decisión y cómo llegaste a ella ❤️

¡Te mando un abrazo!

Hola Pía, he descubierto tu página justo en el momento en que nos comprometimos, he llegado a ti gracias a una recomendación de ACI Prensa, en seguida me he enamorado de tu contenido, sinceridad y sobre todo coherencia con la fe. En mi caso yo opté por confeccionar mi vestido y como tu dices las razones son muy subjetivas; en mi ciudad no abundan las tiendas de vestidos de novia y si las hay solo tienen tallas pequeñas por lo que me decidí a confeccionarlo; siempre había tenido en mente un diseño y al final tomé inspiración de dos diseños; fui al taller de modas y la dueña enseguida me inspiró mucha confianza ya que tiene más de tres décadas dedicándose a este oficio. Mi velo será estilo catedral muy de acuerdo al lugar. Que inspirador oírte hablar así de tu edad; las mujeres tenemos la mala costumbre de no querer revelar nuestra edad lo cual es respetable pero es admirable lograr esa seguridad y esa paz en una edad en la que logras estabilidad y paz contigo misma. Muchas felicidades en tu cumpleaños; un abrazo desde Guatemala.

María Pía Moreno Vásquez
21 agosto, 2018 2:25 PM

Fabiola,

¡Qué timing para más preciso! Te felicito por el compromiso ❤️

¡Qué BELLEZA que hayas llegado por el post de ACI Prensa! (Dejo el link aquí en caso no lo haya visto: https://www.aciprensa.com/noticias/14-detalles-para-celebrar-el-sacramento-del-matrimonio-en-clave-catolica-66561)

Se te siente muy tranquila y feliz con tu decisión de mandar a confeccionar tu vestido de novia (te va encantar ?). Y qué bonita experiencia la de conjugar 2 estilos bajo la orientación de la diseñadora.
Sobre mi edad, pues sí que es la pura verdad: me siento comodísima, me siento guapísima, muy tranquila y sobre todo agradecida con la madurez que he ganado en mis 30s.

¡Gracias por los saludos cumpleañeros desde Guatemala, querida Fabiola!

Un abrazo, muchas gracias por tu comentario y seguimos contectadas aquí en Velo ?

¡Muchas gracias por tus felicitaciones! El vestido lo tendré en mis manos en Diciembre, espero poder compartir mis fotos para unirme a las historias que has publicado; nuestra historia de amor es, como todas, una digna de ser contada. Un abrazo.

María Pía Moreno Vásquez
21 agosto, 2018 5:03 PM

¡Claro que sí, querida Fabiola!

Me va encantar publicar tu boda linda aquí en Velo de Vainilla ❤️

Hola PÍa! Feliz Cumpleaños por adelantado y sigue haciendo lo que haces porque lo haces increíble!!
Te cuento que mi boda es en marzo y yo quería comprar un vestido hecho, considero que es tal vez lo más practico, sin embargo mi vestido será confeccionado debido a que tengo un diseño e imágenes especificas del vestido en la cabeza (inspirado en el vestido de november rain de Guns and Roses) el cual no es accesible y no lo he encontrado en ninguna parte y por esa razón busque una diseñadora y mi vestido pronto estará siendo confeccionado, pero el punto es que si no encuentras el vestido de tus sueños en las tiendas tranquilamente podrías mandarlo hacer. Cuando tenga mi vestido ya terminaré de contar mi experiencia y sueño con que sea la mejor.

Un abrazo enorme!

María Pía Moreno Vásquez
21 agosto, 2018 2:21 PM

¡Muchas gracias, Heidy!

Por los saludos cumpleañeros y por motivarme a seguir escribiendo y trbajando en mi Velo ❤️
Coincido también que lo más práctico es comprar un vestido hecho (o alquilarlo). Pero, si de practicidades se tratara la vida, muchas veces le quitaríamos buena parte de belleza, ¿No?

¡Gracias por compartir tu experiencia y consejos, querida Heidy!Es un proceso delicioso el que vas a comenzar. Muy humano, artesanal. Cosas para apreciar en este mundo corrido de hoy en día…

Espero, entonces, que me cuentes cómo fue tu experiencia ?

Un abrazo, comenta siempre y nos seguimos viendo por aquí!

Daniela Loayza
21 agosto, 2018 4:00 PM

Hola Pía! Feliz pre cumple!!!!
En mi caso fue casi una decisión automática. Desde que Brenda Durand hizo mi vestido para el matrimonio de mi prima hermana hace un poquito más de 3 años sabía que ella haría mi vestido de novia, y ahora nos encontramos en ese proceso, siempre contenta con el trato y la confianza en decirle qué me gusta y que no. Disfrutamos cada prueba, aunque como bien indicas el tema de la cantidad de clientes a veces puede ser todo un tema, solo en una prueba si me he sentido como que un tanto apurada. Además de la conexión con Bren, mi decisión también se fue a confeccionarlo porque como soy pequeñita con bastante busto siempre me demoro en encontrar ropa que me forme bien y me preguntaba ¿a cuántas casas de vestido tendré que ir para encontrar uno que me quede y me encante? Sé que en las casas también los ajustan y todo, pero no sé, se me metió en la cabeza que demoraría buscando y que me iba a sentir más frustrada al no encontrar EL vestido.
Finalmente decir que en la decisión de confeccionar si hay que ser conscientes de que serán varias pruebas, en mi caso 4 programadas y una adicional porque olvidé llevar los zapatos! Y tienes que comprometerte a asistir y ser puntual porque luego la re programación de esa cita no le afecta solo a una misma, si no también al atelier y a otras novias.
Cierro con un Gracias por este post! Y bendiciones para ti y la comunidad Velo de Vainilla.
Comentario yapa (lo acabo de recordar) otra decisión por la que decidí confeccionar mi vestido fue el tema de la cola, yo pienso bailar hasta decir basta, entonces no quería una cola, Bren me apoyó e incluimos en el diseño un velo kilométrico!

María Pía Moreno Vásquez
21 agosto, 2018 5:08 PM

Daniela,

¡Qué lindo tu comentario!

Lo máximo con mi querida Brenda! Es un AMOR de persona y una profesional A1.
Me alegra muchísimo que hayas disfrutado del proceso de hacer tu vestido y que Brenda haya captado tu estilo de no querer hacerle cola y sí enfocarse en el Velo.

Qué bueno lo que mencionas de ser puntual y asistir a sus citas. Esa es la parte que a veces causa algo de controversia.

Gracias por comentar tan lindo y por tus deseos de pre-cumpleaños!!!!

¡Hola Ma. Pía!
Un saludo desde Gye, Ecuador. Te leo desde mucho tiempo antes de casarme, y este viernes cumplimos 6 maravillosos meses de casados. Tus posts me han ayudado un montón (en especial los de Vida de casada), gracias de todo ♥.
Este post me ha hecho recordar mi proceso de tener mi vestido soñado. Recuerdo que quería cierto modelo y quería comprarlo, fui a varias tiendas pero ninguno me gustaba (además de ser muy costosos aquí en este país), llegué a una tienda y una profesional me dijo que el modelo que buscaba no era para mí (casi lloro) pero al probarme el modelo que me «gustaba» cambié inmediatamente de opinión, porque realmente no era para mí.
Seguí buscando vestidos e incluso pensaba traérmelo del extranjero un modelo que me encantó y sabía que me quedaría precioso, pero mi familia no quería que me lo traiga porque querían que me lo mandara a hacer y soñaban con verme en cada prueba (soy la más engreída de la familia jeje).
Yo estaba un poco necia al mandarlo hacer, pero hasta que cierto día, mi abuelita me llevó a una costurera profesional. Y me encantó su trabajo, sus tips, y su paciencia. Me hizo el vestido y lo amé, quería que llegará mi boda para lucirlo. A mi esposo le encantó, al resto de mi familia y amigos les pareció divino.

El proceso del vestido se tardó 5 meses porque la costurera tenía muchos pedidos, pero la espera valió la pena por el resultado final!
Mi opinión es que las novias disfruten de ese proceso, sea comprarlo o mandarlo hacer, ¡pero que lo disfruten con mucha paciencia y amor!.

Perdón por mi mensaje tan largo,
un abrazo Ma. Pía y un abrazoteee a Bento.

Betsy

María Pía Moreno Vásquez
23 agosto, 2018 9:45 AM

Betsy,

¡Me encanta, desde Guayaquil! Y qué lindo saber que sigues mi trabajo en Velo de Vainilla desde antes de casarte y que sigues aquí de recién casada.
Me voy a seguir esforzando para que sigas aquí disfrutando de buen contenido.

Me imagino el impacto cuando la asesora te dijo que ese modelo de vestido de novia no era para ti ?. Sin embargo, qué bueno que aún así te lo probaste y tu misma viste las razones. Es decir, no fue nada influenciado.

Me ha gustado que tu abuelita te haya llevado donde la persona que te terminó haciendo el vestido ❤️ Y también que resaltes lo que decía el post: que dependiendo de la capacidad de producción del taller, el proceso de hacerse un vestido de novia puede demorar.

¡Eso mismo, a amar la decisión y así disfrutar del proceso!

¡Un abrazo, muchas gracias por haber comentado!

Gran tema el del vestido. Aún no me caso por religioso, pero pasé por todo. Me reuní con un par de diseñadores, los cuales me convencieron mucho, pero el costo del vestido excedía mi presupuesto. Luego, mis papás, con la mejor de las intenciones, me trajeron dos vestidos preciosos de Estados Unidos, los dos totalmente diferentes. Finalmente, encontré un vestido en una tienda linda de vestidos casi nuevos que había sido confeccionado, hicieron falta que lo metan y le hagan unos ajustes y listo! Con ese vestido me casé! Lo más gracioso, es que estaba muy lejos de ser el vestido que tenía en mente, me había mantenido firme en que quería un vestido corto con mangas e incluso si me lo mandaba a hacer iba a ser así, pero al final mi vestido fue largo, entallado y de manga cero, pero fue la mejor decisión, feliz con cómo resultó todo y haber tenido la suerte de encontrarlo en un lugar al que – en principio – no pensaba ni ir. Lo importante siempre es tener la mente abierta, muy abierta.
Un pequeño gran detalle es que en el camino para encontrar mi vestido del civil, encontré el vestido de mis sueños para el matrimonio religioso y lo tengo ahí, guardado como un tesoro hasta el próximo año, si Dios quiere. Todos te verán linda, si tú te sientes feliz y linda con lo que tienes puesto!

María Pía Moreno Vásquez
23 agosto, 2018 9:40 AM

Valeria,

¡Me alegra que pronto harán su matrimonio religioso!
Me encanta saber estas historias de tener un diseño específico y, a la hora de la hora, se cambia casi por completo y terminas realmente satisfecha con la elección.

Con tu testimonio estás ayudando a MILES de novias a que no entren en estrés si les pasa esto. ¡Te lo agradezco!

¡Te mando un abrazo!

María Pía, gracias por escribir estos post que nos ayudan a enfocarnos de una mejor manera en el desarrollo y planificación de la boda. Es verdad creo que el vestido merece una atención especial y merece que lo busques con paciencia. Yo comencé a buscar mi vestido ideal desde el día que súper que me iba a casar, entre a un sin número de páginas dediseñadores de vestidos de novia… ahí es cuando me enamoré de aquellos vestido que caen al cuerpo y tiene colas largas…. los veía y me ilusionaba tanto y quería uno así… cuando ya fui a las tiendas a buscar vestidos me topé con la novedad que esos casi no habían y que los pocos que encontré superaban por mucho el presupuesto que me había planteado… aún así desidí probarmelos así con toda esa ilusión que sentía… para mi mayor sorpresa al verme con esos vestidos no sentí ese wow!!!!! Es verdad me quedaban muy lindo y son preciosos pero falto ese sentimiento alicinante que esperaba sentir…. seguí buscando mi vestido y fue con un Princesa (yo decía que loa princesas son lindos pero es lo típico entonces quiero algo diferente) que lo sentí !!! Así simplemente me sentí y me vi novia y lo supe este es mi vestido.
Así que a todas las novias que están en ese mismo dilema solo les puedo decir paciencia que sabrán cuál es su vestido y disfruten de la búsqueda de su estilo ☺️☺️

María Pía Moreno Vásquez
23 agosto, 2018 9:36 AM

¡Dolores, me ha encantado tu comentario!

Y también saber un poco más de tu boda. Te acompaño con Velo a la distancia ❤️
¿Cómo es, no? Lo que nos cuentas es más común de lo que pensamos: tener una idea clara del vestido de novia. Prueba del vestido soñado. Ver la realidad de cómo queda el vestido soñado. Confiar en los profesionales o dar otras oportunidades, ir contra algunas ideas pre-hechas y AHÍ es cuando nos sorprendemos.

Creo que la etapa de novia es también una etapa de descubrimientos personales. De alguna forma, estar de novias y tener que tomar TANTAS decisiones, hace que reafirmemos nuestro estilo o que sigamos en búsqueda de. ¡Es un buen ejercicio!

¡Muy feliz que te haya gustado este post, Dolores!

¡Un abrazo y que estés muy bien!

Hola Maria Pía, excelente publicación. La verdad es que esta es una decisión muy importante para ese día especial. En la medida de lo posible creo que lo mejor es sopesar entre el tiempo y el presupuesto para tener lo que se está buscando. Muchos éxitos en tu proyecto y los mejores deseos.

María Pía Moreno Vásquez
5 octubre, 2018 10:37 AM

¡Hola! (¿Cómo te llamas?)

Por supuesto, los factores tiempo y presupuesto son los que están de cajón. Lo que quería es dar más factores de decisión, temas que a simple vista no son tomados en cuenta y que pueden salir durante la organización o hasta en arrepentimientos post-boda 😉

¡Gracias por comentar y por tus buenos deseos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *